jueves, 1 de mayo de 2014

1 DE MAYO.

1º de Mayo, Día del trabajador. ¿Nos queda algo que celebrar a los trabajadores?. Os dejo el acceso al manifiesto que firmamos los compañeros de Col.lectiu Ronda, y el acceso al escrito original, cortesía de mi compañero Àlex Lasmarías

¿Hasta cuándo?

Como cada año, llegado el Primero de Mayo, el Colectivo Ronda sale a la calle en homenaje al rumor aún vivo de luchas pasadas y con la firme voluntad de renovar nuestro compromiso con el ideal de unas relaciones laborales justas y dignas .

¿Hasta cuando seguirán abusando de nuestra paciencia?
¿Hasta cuando sostendremos la pantomima execrable de una economía supuestamente orientada a iluminar el camino de salida de la crisis cuando, en realidad, no acepta ninguna servidumbre que no sea el interés de los que se han acostumbrado a ganar siempre la partida?
¿Hasta cuando las espaldas de los trabajadores soportarán en solitario los sacrificios que nadie se atreve a imponer a los balances y las cuentas de explotación de empresas y entidades financieras?
¿Hasta cuando seguiremos recogiendo los pedazos rotos de nuestro futuro con la esperanza de encontrar la ocasión de recomponerlos?
¿Hasta cuando permanecerán abiertas las puertas por donde marchan aquellos que han quitado el polvo de las tristes maletas que han acompañado el melancólico viaje de tantas y tantas generaciones de emigrantes en busca de un lugar donde ganarse la vida?
¿Hasta cuando serán las familias y la solidaridad vecinal la encargada de suplir la deserción de las administraciones públicas en la tarea de preservar la dignidad de aquellas personas exiliadas en los márgenes de un sistema construido a mayor gloria de los beneficios de los pocos frente al sufrimiento de los muchos?
¿Hasta cuando la indiferencia mientras vemos como hipócritamente se celebra la desaparición de las estadísticas oficiales de personas convenientemente ocultas bajo la careta de números que no confían en encontrar nunca más un trabajo?
¿Hasta cuando la arbitrariedad ocupará el trono que debería ser para el equilibrio y la equidad a la hora de ordenar las relaciones laborales?
¿Hasta cuando seguiremos descubriendo nuevas formas de declinar y conjugar en presente y futuro las palabras temporalidad y precariedad?
¿Hasta cuando premiaremos con el silencio de la indiferencia de quienes podrían aliviar el sufrimiento de la muchedumbre frustrada que, como agotados Sísifos, cargan sus angustias y miedos sin llegar nunca a librarse de ella?
¿Hasta cuándo?
Imaginemos que un 1 º de Mayo, imaginemos que el de 2014, decidimos que ha llegado el momento de responder a la pregunta celebrando el rumor de las luchas pasadas que nos otorgaron los derechos que hoy se nos arrebatan. Imaginemos que finalmente se agota el caudal de la paciencia y florece en nuestros corazones la certeza de que el silencio y la inacción no son un instrumento válido para oponerse a la degradación de las relaciones laborales; a la degradación de la vida.
Imaginemos que salimos todos juntos a la calle y hacemos posible lo imposible.

¿Lo imaginamos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te contestaré lo más rápido que me sea posible, pero ten paciencia. Mi opinión no sustituye la de un profesional jurídico que pueda asesorarte directamente y examinar documentación.