martes, 2 de junio de 2015

ADIOS, MAESTRO.

No hace ni una semana que hemos perdido a Manuel Ramón Alarcón Caracuel, una muy triste noticia, sin ninguna duda, ya que es una gran pérdida para todos aquellos que defendemos a la parte más débil en el complicado mundo de las relaciones laborales, es decir, a los trabajadores. No voy a decir que fuese amigo mío -no tuve esa suerte-, pero siempre disfrute de sus conferencias, de sus intervenciones en charlas y congresos -siempre brillantes y muchas veces cargadas de ironía-, y de la doctrina que impartió, dejando en negro sobre blanco no solo una prolífica obra magistral, sino además sus brillantes sentencias como magistrado del Tribunal Supremo.

Y sí tuve la suerte de que me dirigiese en el Master IDEC-UPF de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, en el que cada vez que recibía su carta de inicio de curso dirigida a los docentes me sentía absolutamente orgulloso de pertenecer a dicho equipo. O las veces, pocas, que en distancia corta y personalmente le pude transmitir mi desasosiego ante tanta, e injusta, reforma laboral.....

Su despedida en Sevilla, me comentaba Julia López, fue multitudinaria y, su adiós, al menos quedó suavizado por, sí, sí, el ascenso del Betis a primera, y por que tuvo conciencia que este país volvía a girar en las últimas elecciones municipales hacía la izquierda.

Me quedo con las despedidas, preciosas, de sus colegas, Eduardo Rojo, Jesús Cruz, Antonio Baylos, e incluso la de su Real Betis Balompié, pero muy especialmente con su colaboradora más cercana, Julia López, y su mensaje: hoy, aún con más fuerza si cabe, y en su honor y recuerdo, tenemos que seguir luchando por los derechos de los trabajadores. Hasta siempre, maestro!!



Manuel Ramón Alarcón, con el periódico, en la grada de Fondo de Heliópolis. Fuente: www.realbetisbalompie.es



1 comentario:

  1. Un señor, un gran hombre, un trabajador, un gran jurista, un hombre que luchó por la libertad, un magnífico laboralista, descanse en paz

    ResponderEliminar

Te contestaré lo más rápido que me sea posible, pero ten paciencia. Mi opinión no sustituye la de un profesional jurídico que pueda asesorarte directamente y examinar documentación.