domingo, 13 de enero de 2013

¿EXISTE VIDA -LABORAL- MÁS ALLÁ DE LA JUBILACIÓN? PROLONGACIÓN DE LA EDAD DE JUBILACIÓN, JUBILACIÓN FLEXIBLE Y COMPATIBILIDAD ENTRE JUBILACIÓN Y TRABAJO.



No cabe duda que, cumplida la edad ordinaria de jubilación, el beneficiario de la misma se ve expulsado del mercado laboral, lo que no siempre se acomoda ni a la situación de salud ni a las expectativas de aquel, que en profesiones sin especiales componentes físicos, puede plantearse la posibilidad de, o bien prolongar su actividad profesional, o bien compatibilizar la prestación de seguridad social con el trabajo, ya sea por cuenta propia o ajena.


PROLONGACIÓN DE LA EDAD DE JUBILACIÓN.
Diferentes gobiernos, tanto del PP como del PSOE, vienen en los últimos 15 años realizando políticas legislativas tendentes a incentivar la prolongación de la vida laboral más allá de los 65 años, bien estableciendo la exoneración de cuotas, bien con la mejora del porcentaje aplicable a la base reguladora para el cálculo de las correspondientes pensiones y la reducción del tiempo de cotización necesario para acceder a esas ventajas.

La Ley 27/2011 ha adaptado el mecanismo de exoneración de cuotas previsto en el 112 bis LGSS a las nuevas reglas sobre edad ordinaria de acceso a la jubilación y se incrementan los años de cotización exigibles para acceder a tales ventajas. No obstante, la figura sigue siendo muy interesantes, en tanto en cuanto tanto el empresario como el trabajador por cuenta ajena -pero también los trabajadores autónomos- quedan exentos de cotizar a la seguridad social, salvo por incapacidad temporal por contingencias comunes, si ya se cumplió la edad ordinaria de jubilación y se reúnen los requisitos de acceso al derecho.


JUBILACIÓN FLEXIBLE.
Esta modalidad de jubilación es la que permite, un vez jubilado el trabajador, compatibilizar su prestación de seguridad social con un trabajo a tiempo parcial, dentro de los límites de jornada a que se refiere el art. 12.6 del Estatuto de los Trabajadores. Se trata por tanto de un beneficiario que ya salió del mercado laboral pero decide retornar al mismo.

Evidentemente, la jubilación flexible supone la reducción de la pensión que se venía percibiendo, precisamente en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada de trabajo del pensionista y en relación con un trabajador a tiempo completo comparable. Es, por tanto, una suspensión parcial en el percibo de la pensión de jubilación, que produce efectos desde el inicio de la correspondiente actividad.

La pensión de jubilación flexible es por tanto compatible con las prestaciones de IT y maternidad/paternidad derivadas de la actividad efectuada a tiempo parcial, pero es incompatible con las pensiones de incapacidad permanente que pudieran corresponder por la actividad desarrollada con posterioridad al reconocimiento de la pensión de jubilación, cualquiera que sea el Régimen en que se causen. En realidad no puede causarse pensión de incapacidad permanente derivada de contingencias comunes, pero sí profesional (AT/EP), aunque claro, la prestación lo será en función del salario derivado del trabajo a tiempo parcial (la regulación es diferentes al jubilado parcial, al cual se le integra hasta el 100% el salario si sufre un accidente de trabajo).

Una vez producido el cese en el trabajo, las cotizaciones efectuadas durante la suspensión parcial del percibo de la pensión de jubilación, surtirán efectos para la mejora de la pensión en los términos del 8.2 RD 1132/2002, dado que se procederá a calcular de nuevo la base reguladora, computando las nuevas cotizaciones -aunque recordemos que a tiempo parcial- y aplicando las reglas vigentes en el momento del cese en la actividad, salvo que ello diese como resultado una reducción de la pensión, y se modificará el porcentaje aplicable a la base reguladora, en función del nuevo período cotizado. Estas cotizaciones surtirán efectos también para disminuir o, en su caso, suprimir, el coeficiente reductor que se hubiese aplicado, en el momento de causar derecho a la pensión, en el caso de acceso anticipado a la jubilación.

A diferencia de la jubilación parcial, no cabe aplicar en la jubilación flexible el beneficio de elevación de bases de cotización al 100%, quizás porque en este caso no hay trabajador relevista ni política de fomento del empleo -antes al contrario lo que hace es perjudicar el acceso de gente más joven al mercado laboral-.

El trabajador en situación de jubilación flexible, continuará manteniendo la condición de pensionista a efectos de reconocimiento y percibo de las prestaciones sanitarias.

Y, en caso de fallecimiento del trabajador durante la situación de jubilación flexible, las prestaciones por muerte y supervivencia que pueda causar se calcularán a opción de los beneficiarios desde la situación de activo del causante o desde la situación de pensionista del mismo.

COMPATIBILIDAD ENTRE JUBILACIÓN Y TRABAJO
Podemos partir de una regla general de incompatibilidad de la percepción de la pensión con otras pensiones -aunque es, por ejemplo, compatible con la viudedad, o con otras prestaciones causadas en otros regímenes-, y, en lo que al trabajo se refiere, también como regla general, la pensión es incompatible “con el trabajo del pensionista”, ya sea por cuenta propia como por cuenta ajena (art. 165.1 LGSS). Por tanto, con la excepción de la jubilación flexible -y también de la parcial-, la realización de un trabajo por el pensionista determina la suspensión temporal de la pensión.

Lo que ocurre es que se admiten situaciones en que es compatible la percepción de la pensión de jubilación y el trabajo ¿cuales?:

  1. Ya lo hemos anticipado, la jubilación, en su modalidades de parcial y flexible, que son compatibles con el trabajo a tiempo parcial, de modo que la pensión sólo sufrirá la minoración proporcional al tiempo de trabajo.

  2. De forma más general, se admite la compatibilidad entre la pensión de jubilación y el trabajo por cuenta propia que no genere ingresos anuales superiores al salario mínimo interprofesional, siempre y cuando el ejercicio de tales actividades no obligue a instar el alta en seguridad social ni a cotizar a la misma, y por lo tanto no genere nuevos derechos a prestaciones de seguridad social (art. 165.4 LGSS).
Hemos de señalar que la DA 37ª de la Ley 27/2011 obligaba al Gobierno a realizar un proyecto de ley “que regule la compatibilidad entre pensión y trabajo , garantizando el relevo generacional y la prolongación de la vida laboral, así como el tratamiento en condiciones de igualdad de las diferentes actividades”, añadiendo que mientras no se cumpla tal encargo “se mantendrá el criterio que se venía aplicando con anterioridad a la entrada en vigor de la Orden TIN/1362/2011, de 23 de mayo”. Esa disposición reglamentaria había dispuesto, a partir del 1 de julio de 2011, la incompatibilidad entre pensión de jubilación y ejercicio de actividades por cuenta propia por parte de profesionales colegiados , cualquiera que sea el régimen de la seguridad social en el que se encuentren jubilados, siempre que, al amparo de lo establecido en la D.A. 15ª de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, se hallaran exonerados de la obligación de causar alta en el RETA, independientemente de que quedaran o no integrados en una de las mutualidades de previsión social “alternativas” a la seguridad social, aunque para quienes vinieran compatibilizando la pensión de jubilación con el ejercicio de la actividad por cuenta propia del profesional colegiado con anterioridad al 1 de julio de 2011, o en la citada fecha hubieran ya cumplido los 65 años de edad, se permitía seguir compatibilizando ambas situaciones (O TIN/1362/2011, de 23 mayo). Por tanto, dicha situación de privilegio, que permite compatibilizar legalmente trabajo y pensión de jubilación a ciertos colectivos como el de médicos, abogados o arquitectos, se mantiene de forma privilegiada y completamente injusta -y quien suscribe este escrito es abogado-.

14 comentarios:

  1. Sería posible, suspender una jubilación anticipada para trabajar a jornada completa, siendo así revisado el coefic. reductor una vez vuelva a solicitar la jubilación? ( ni flexible= media jornada, ni flexible)..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que sí. También podría modificarse la base reguladora.

      Eliminar
  2. Hola, mi consulta es la siguiente, en referencia a la compatibilidad entre la pensión de jubilación y el trabajo por cuenta propia que no genere ingresos anuales superiores al salario mínimo interprofesional.
    Se trata de un trabajador por cuenta propia, antes régimen agrario, pero actualmente dado de alta por asimilación en RETA, y quisiera saber que concepto o casilla de la declaración de la renta de 2012 o del 2013, tendría que mirar para comparar que los ingresos anuales no superen el SMI.
    Gracias y un saludo.
    Mi felicitación por este blog tan interesante.
    M. Angeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff, no soy fiscalista, y no es tan simple....¿está en módulos?, ¿en estimación directa?.....

      Eliminar
    2. En estimación directa no, creo que en módulos.

      Eliminar
    3. Pues entonces tienes un "rendimiento presunto" según la actividad, que es práctimante seguro que supera el SMI en cómputo anual

      Eliminar
    4. Gracias por su respuesta, pero me gustaría saber a que tipo de rendimiento o base imponible se asimilarían los ingresos anuales no superiores al SMI, es decir revisando la declaración del IRPF, que casilla tendría que comparar para ver si cumple los requisitos (perdón por mi insistencia, pero es que los ingresos finales que obtiene son muy bajos...)

      Eliminar
    5. Lo que me pides exige examen de documentación para poder contestarte de forma correcta, por lo que sobrepasa el ámbito de este blog, que es mucho más modesto. Mira si en esta web puedes conseguir la información que precisas:

      http://www.citapreviainem.es/renta-maxima-paro/

      Eliminar
    6. Mi duda es si los ingresos anuales son brutos o netos i en que normativa queda definido.
      Gracias

      Eliminar
    7. Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  3. Podria decirme si los ingresos anuales son netos o brutos y en qué normativa se contempla? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brutos -con alguna excepción, como los rendimientos de actividades profesionales-. Normativa del IRPF.

      Eliminar

Te contestaré lo más rápido que me sea posible, pero ten paciencia. Mi opinión no sustituye la de un profesional jurídico que pueda asesorarte directamente y examinar documentación.