martes, 13 de diciembre de 2016

COMO SE CALCULA LA PRESTACIÓN DE INCAPACIDAD TEMPORAL. Y UN EJEMPLO PRÁCTICO.

Con carácter previo señalamos que nos ceñiremos a las prestaciones que se causan en el régimen general de la seguridad social y en el régimen especial de trabajadores autónomos, ya que son el núcleo más importante de afiliaciones del sistema.

1. CONTRATO EN VIGOR
Si en el momento en que causamos la situación de incapacidad temporal -baja médica-, nos encontramos en situación de alta, ya sea por estar trabajando en una empresa como trabajador por cuenta ajena (RG), o por estar de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA), según la contingencia de cobertura del proceso se percibe el subsidio de incapacidad temporal (IT) de forma algo diferente.

Así, el punto de partida es el actual artículo 171 RDL 8/2015, que establece, en referencia a la prestación económica en las diversas situaciones constitutivas de incapacidad temporal, que consistirá en un subsidio equivalente a un tanto por ciento sobre la base reguladora, que se fijará y se hará efectivo en los términos establecidos en esta ley y en sus normas de desarrollo.

Veamos entonces, según la contingencia -situaciones constitutivas- qué se percibe:

1.a. ENFERMEDAD COMÚN Y ACCIDENTE NO LABORAL.
El párrafo 2ª del art. 173.1 RDL 8/2015 establece que «en caso de enfermedad común o de accidente no laboral, el subsidio se abonará a partir del cuarto día de baja en el trabajo, si bien desde el día cuarto al decimoquinto de baja, ambos inclusive, el subsidio estará a cargo del empresario». La principal consecuencia es que durante los 3 primeros días de la baja médica no se percibe subsidio alguno -no al menos en concepto de prestación de seguridad social-.
¿Y qué porcentajes percibe el trabajador? La respuesta está fuera de la actual Ley General de la Seguridad Social (RDL 8/2015), concretamente en el Decreto 3158/1966, de 23 de diciembre, en el Decreto 1646/1972, de 23 de junio y el artículo único del Real Decreto 53/1980, de 11 de enero, que señalan un porcentaje del 60% de la base reguladora hasta el 20º día, y a partir de ese momento, un 75% de la misma.

Recapitulando:

- del 1er al 3er día de la baja médica: no se percibe prestación de seguridad social.

- del 4º al 20º días se percibe el 60% de la base reguladora. Hasta el día 15º la prestación es a cargo exclusivo del empresario.

- a partir del 21º día se percibe el 75% de la base reguladora.

El trabajador autónomo percibe la prestación en esas mismas condiciones, pero con cargo a la seguridad social ya desde el 4º día.


1.b. ACCIDENTE DE TRABAJO Y ENFERMEDAD PROFESIONAL.
El trato «privilegiado» de la contingencia profesional supone que, según el párrafo 1ª del art. 173.1 RDL 8/2015, en estos supuestos, el subsidio se abonará desde el día siguiente al de la baja en el trabajo, estando a cargo del empresario el salario íntegro correspondiente al día de la baja.

Y, según la normativa antes expuesta, el trabajador percibe desde el día siguiente al de la baja médica el 75% de la base reguladora.

1.C. MEJORAS VOLUNTARIAS.
Dos son las situaciones que pueden producirse:

- Prestación con cargo al empresario durante los tres primeros días de la baja médica en supuestos de enfermedad común -en aquellos en los que no hay prestación-.

- Complementos al porcentaje de prestación legalmente fijado.

En todo caso, solo se aplican si así se establece por Convenio Colectivo o como mejora que el empresario quiera realizar de forma unilateral.


2. EXTINCIÓN DEL CONTRATO DURANTE EL PROCESO DE INCAPACIDAD TEMPORAL.
En estos casos, y como consecuencia de una profunda reforma del sistema efectuada mediante la Ley 27/2001 -época Aznar- y para evitar la concatenación de las prestaciones de IT y desempleo, se reguló expresamente esta situación, reduciendo las prestaciones de los trabajadores, estableciendo un complejo, y me permito añadir que injusto, sistema de reducción de aquel subsidio que permanece en la actualidad. No obstante el actual art. 283 RDL 8/2015 establece diferentes situaciones, que a continuación desarrollamos.

2.a. ENFERMEDAD COMÚN Y ACCIDENTE NO LABORAL.
Si el contrato de trabajo se extingue, ya encontrándose el trabajador en situación de IT, continuará percibiendo el subsidio, que se pasará a percibir en cuantía de desempleo. O sea, ya no percibirá los porcentajes que antes hemos indicado, sino que se reducirá a la prestación de desempleo contributivo, lo que obliga a recalcular la prestación. Además, si causa alta médica y pasa a la situación de desempleo, se descontará como consumido de esta nueva prestación el periodo desde la finalización del contrato hasta el alta médica.

2.b. ACCIDENTE DE TRABAJO Y ENFERMEDAD PROFESIONAL.
En este supuesto el trabajador sigue percibiendo en todo momento el 75% de su base reguladora, sin que tampoco se efectúe descuento alguno de la futura prestación de desempleo.


3. INCAPACIDAD TEMPORAL DURANTE LA SITUACIÓN DE DESEMPLEO.
En estos supuestos, regulados también en el art. 283, pero en su apartado segundo, la norma diferencia dos supuestos distintos. A saber:

3.a. RECAÍDA.
En ese caso, que se trate de recaída de un proceso anterior, el trabajador sigue percibiendo la prestación de IT en cuantía del subsidio de desempleo reconocido hasta la finalización del proceso médico, más allá incluso de la prestación de desempleo aunque sea inferior en duración.

3.b. NUEVOS PROCESOS.
Aquí, el trabajador sigue percibiendo el subsidio en cuantía de desempleo contributivo hasta que finalice el mismo, momento en que pasará a percibir la prestación en cuantía igual al 80% del IPREM -o sea, como si fuese un subsidio de desempleo-.


4. FORMAS DE PAGO: DELEGADO Y DIRECTO. SUPUESTOS. ENTIDADES DE COBERTURA.
Las modalidades normales de percepción de la prestación son:

1. Pago delegado: trabajadores del régimen general con contrato en vigor.
Esta modalidad implica que es el empresario el que paga al trabajador el subsidio de IT y, posteriormente lo compensa en las cotizaciones que efectúa a la seguridad social.

2. Pago directo: en esta modalidad el trabajador ha de dirigirse a la entidad gestora (INSS) o a la mutua colaboradora para que está pague directamente al trabajador la prestación de seguridad social. Supuestos en que se suele producir:

- trabajadores del régimen general sin contrato en vigor.

- trabajadores autónomos (siempre).

- trabajadores del régimen general con contrato en vigor, a partir de los 12 meses del proceso de IT.

- incumplimiento del empresario de su obligación de pago delegado.


5. CÁLCULO DE LA BASE REGULADORA. EJEMPLO PRÁCTICO.
Como norma general es la base de cotización del mes anterior a la fecha de la baja médica de la contingencia causante de la situación de IT. A tener en cuenta que si es contingencia profesional también deben prorratease las horas extraordinarias anuales -hoy, en este contexto de crisis económica y de reforma laboral, supone que sea un aspecto irrelevante-. Pongamos un ejemplo.

Un trabajador percibe en el mes de enero un salario mensual de 1.200 euros. Además percibe dos pagas extraordinarias de 1.200 euros cada una. La base de cotización, tanto de contingencias comunes como de las profesionales sería la siguiente:

1.200 € (salario mensual) + 200 € (prorrata pagas extras: [1.200*2=2.400]/12) = 1.400 €.

Fijada la base de cotización, la base reguladora diaria será: 1.400/31 = 45,16 €.

Por tanto, en cuantía bruta -hay que descontar cotizaciones e IRPF- el trabajador percibirá las siguientes cuantías según la contingencia:

- Accidente de Trabajo/Enfermedad Profesional. Desde el segundo día de la baja médica 33,87 € diarios (el resultado de 45,16 *75%).


- Enfermedad común. No percibe cuantía alguna los tres primeros días. Desde el 4º hasta el 20º percibe 27,10 € diarios. Y a partir del 21º día 33,87 € diarios.





Modelo Parte Médico IT 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te contestaré lo más rápido que me sea posible, pero ten paciencia. Mi opinión no sustituye la de un profesional jurídico que pueda asesorarte directamente y examinar documentación.