sábado, 8 de junio de 2013

OTRA MENTIRA MÁS: EL INFORME SOBRE EL FACTOR DE SOSTENIBILIDAD DE LASPENSIONES.

Ya lo tenemos aquí...La Sra. Ibáñez ya tiene la herramienta que necesitaba para recortar -aún más- las pensiones: El informe sobre el factor de sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Permítanme una primera aproximación crítica y breve al dichoso informe (acceso al informe).

Objetivos del Informe

No tiene desperdicio la introducción en la que, perdón por la expresión, “peloteando” los componentes de la Comisión de la forma más rastrera posible al Gobierno por el encargo efectuado -¿cuanto habrá costado el dichoso informe?-, señalan que debía abordarse ya la reforma del sistema de pensiones. Y ello por dos motivos. En primer lugar por que “toda vez que las primeras cohortes de la numerosa generación del baby boom alcanzaran su merecido retiro a principios de la próxima década y, de continuar las tendencias actuales, lo harán con una esperanza de vida mayor que la de sus homólogos europeos”. Hombre, pues yo que soy precisamente de aquella generación, nací en 1970, y mi expectativa de jubilación se sitúa, gracias a Rajoy y su RDLey 5/2013, en el año 2037, o sea, me faltan casi 25 años...más allá de la próxima década, y eso de que la expectativa de vida sea superior a la europea...sí, casi seguro que más alta que los pobres griegos será, pero no me hagan creer que viviremos más que alemanes, suecos, etc...por que eso es, simplemente, mentira.

Fíjense en la falacia del informe. Para establecer cual es la esperanza de vida citan la siguiente fuente: “Segun la OCDE (2012), entre 2008 y 2010 la esperanza de vida de una mujer que alcanzaba los 65 años fue de 22,4 años (18,3 años para los hombres) en España, frente a los 20,1 años de la UE27 (16,5 años para los hombres)”. Consulten los informes del INE -oficiales- y aunque es cierto que la esperanza de vida de las mujeres es alta -también es cieto que sus pensiones son mucho más pequeñas que las de los hombres, y a eso no hacen referencia-, y nuestra esperanza de vida masculina está por detrás de Chipre o Malta, y lejos de los supuestos 83 años que establece la OCDE.

En fin, el objetivo del Comité de expertos es definir el factor de sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social, que ya había sido incluido como tarea a realizar en la Ley 27/2011 de 1 de agosto, y ello teniendo en cuanta que el sistema de pensiones publicas español es un sistema de reparto de prestación definida. Cuestión que molesta bastante a los miembros del Comité que, como buenos economistas y financieros, prefieren un sistema de capitalización y de renta mixta o exclusivamente variable -especulación se llama, ¿les suena la burbuja  financiera?.

Primera conclusión importante: no podemos esperar al 2027 para definirlo como estableció Zapatero. ¿Por qué?. Por el baby-boom, por que mejor cuanto antes se haga -¿aunque no sea necesario, añado? Y por que tenemos un acuerdo entre políticos y agentes social que se plasma en el Pacto de Toledo -que a mí, la verdad, cada vez me produce más pavor-.

Pero como lo anterior no es suficiente, el Comité de expertos -en el que deben participar Isaac Asimov y Julio Verne- vuelve a realizar un prodigio propio de aquellos autores, y se atreve a afirmar que “en cifras absolutas, el número de pensiones que prevé la Seguridad Social pasaría de los 9 millones actuales a los 15 millones en 2052”. Toma ya!!! cuando se acaban de endurecer el acceso a las pensiones, y además reduciendo su importe -recordemos que hoy la pensión media estatal es de 880 euros, aunque este dato no parece importarle al Comité-, en vez de esperar a ver su resultado -que ya les anticipo, menos pensiones y más pequeñas-, ellos se avanzan a su posible resultado. Taumatargia pura.

Pues bien, a partir de lo anterior afirman: “El factor de sostenibilidad está diseñado para que los desequilibrios del sistema de pensiones se puedan anticipar cada año de manera transparente y se neutralicen de una forma distribuida en el tiempo. Los principales tributos que el factor de sostenibilidad puede rendir a la sociedad española son, por una parte, la transparencia y la predictibilidad de las pensiones; por otra, un mecanismo de corrección automático de errores distribuido en el tiempo, y por tanto, aceptable en sus consecuencias”.

Y, el dichoso factor de sostenibilidad “se compone, en primer lugar, de un Factor de Equidad Intergeneracional (FEI) que busca que las condiciones de las pensiones sean iguales para todos los jubilados, con independencia de la cohorte demografica a la que pertenezcan, algo que no ocurre en la actualidad. En segundo lugar, consta de un Factor de Revalorización Anual (FRA) que al proceso, digamos, natural de evolucion de la pension media, une una correccion basada en la relacion entre ingresos y gastos del sistema de pensiones”.

Ya está, lo han conseguido, no basta con afectar a las pensiones futuras con el FEI, sino que no pueden dejar escapar a las pensiones ya reconocidas, a las que aplicarán el FRA. Aquí no se escapan ni los futuros pensionistas ni los actuales: TODOS verán recortadas sus prestaciones, eso sí, en aras de la sostenibilidad del sistema -aunque los que defendemos que nuestras pensiones son salario diferido, nos parece que, nuevamente, nos están robando-.

Y claro, ¿les suena aquello de la reforma laboral y desvincular el incremento de los salarios del IPC anual?, pues ahora lo mismo para las pensiones: el Comité entiende que, por cuestiones de trasparencia (sic), debe desvincularse el crecimiento de las pensiones del IPC anual. Y pregunto...¿para que sirve entonces hoy el IPC?. No actúa como freno para que no nos incrementen, por ejemplo, los servicios básicos o el alquiler de vivienda -antes al contrario lo superan ampliamente-, y tampoco para “revalorizar” nuestros salarios y prestaciones de seguridad social -recuerden que el desempleo lleva 3 ejercicios sin revalorización-...o, ¿es un nuevo engaño de la Troika, el PP y el sistema financiero?...

Y, a partir de este punto del informe soy incapaz de efectuar explicación alguna, ya que la concatenación del FRA y el FEI, dan lugar a fórmulas matemáticas que servidor no se atreve a formular.

Ahora bien, sí me atrevo a criticar, y muy duramente, al Comité de expertos. Muchos de ellos forman parte de UNESPA -la patronal de las compañías aseguradoras-, otras vinculadas a entidades financieras e incluso a la misma FAES. ¿Que podíamos esperar?, lo que han hecho, ATACAR A LA PARTE MÁS DÉBIL, A LOS PENSIONISTAS, Y FOMENTAR LA CONTRATACIÓN DE PLANES DE PENSIONES PRIVADOS. Por qué no se ha propuesto, solo a título de ejemplo:
  • Incrementar las cotizaciones a la seguridad social.

  • Reducir la pensión máxima -en beneficio de quienes perciben menos,claro-.

  • Establecer la incompatibilidad de pensiones con patrimonios o rentas altas.
No claro, todo pasa por reducir la pensión de quienes menos perciben. Solo dos datos, que no constan en el endiablado informe: la pensión media es de 880 € y casi el 28% de las pensiones se perciben en su cuantía mínima. Esa es la realidad y todo lo demás, incluido su informe y el factor de sostenibilidad, MENTIRA!!!!

NO ES CRISI, SE´N DIU CAPITALISME.

2 comentarios:

  1. Sólo recordarle que las pensiones máximas ya están topadas y que las rentas de trabajo más altas no sólo son las que más cotizan sino también las que tienen un porcentaje de IRPF más alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Pero hay una desproporción enorme entre las pensiones mínimas (630 €) y la máxima (2548 €)...solidaridad es lo que propongo.

      Eliminar

Te contestaré lo más rápido que me sea posible, pero ten paciencia. Mi opinión no sustituye la de un profesional jurídico que pueda asesorarte directamente y examinar documentación.